investigan-neuralink,-la-empresa-de-elon-musk,-por-maltrato-animalSin categoría 

Investigan Neuralink, la empresa de Elon Musk, por maltrato animal

Se trata de la compañía de implantes médicos de alta tecnología. Hablan de “sufrimiento” y muertes innecesarias.

La empresa de dispositivos médicos Neuralink, de Elon Musk, está siendo investigada por el Estado federal por posibles violaciones del bienestar de los animales, ante quejas internas del personal que dicen que sus pruebas con animales se están precipitando, causando sufrimiento y muertes innecesarias, según documentos revisados por Reuters y fuentes familiarizadas con la investigación y las operaciones de la empresa.

Neuralink Corp está desarrollando un implante cerebral que espera que ayude a las personas paralizadas a volver a caminar y a curar otras dolencias neurológicas.

La investigación federal, de la que no se había informado anteriormente, fue abierta en los últimos meses por el inspector general del Departamento de Agricultura de Estados Unidos a petición de un fiscal federal, según dos fuentes con conocimiento de las pesquisas. Según una de las fuentes, se centran en las violaciones de la Ley de Bienestar Animal, que regula el trato y las pruebas de los investigadores con algunos animales.

Las indagaciones llegan en un momento de creciente descontento por parte de los empleados sobre las pruebas con animales de Neuralink, que incluyen quejas de que la presión del director ejecutivo Elon Musk para acelerar el desarrollo dio lugar a experimentos fallidos, según una revisión de Reuters de decenas de documentos de Neuralink y entrevistas con más de 20 empleados actuales y antiguos.

Estas pruebas fallidas tuvieron que repetirse, aumentando el número de animales que se someten a pruebas y mueren, dicen los empleados. Los documentos de la empresa incluyen mensajes, grabaciones de audio, correos electrónicos, presentaciones e informes que no habían sido divulgados anteriormente.

Musk, en 2020, contando cómo funcionaría neuralink. Foto AFP

Musk y otros ejecutivos de Neuralink no respondieron a las solicitudes de comentarios. Reuters no pudo determinar el alcance completo de la investigación federal o si implicaba los mismos supuestos problemas con las pruebas en animales identificados por los empleados en las entrevistas de Reuters.

Un portavoz del inspector general del USDA declinó hacer comentarios. La normativa estadounidense no especifica el número de animales que las empresas pueden utilizar para la investigación, y da un amplio margen de maniobra a los científicos para determinar cuándo y cómo utilizar animales en los experimentos.

Neuralink superó todas las inspecciones de sus instalaciones por parte del USDA, según consta en los documentos reglamentarios. Musk presionó intensamente para acelerar el progreso de Neuralink, que depende en gran medida de las pruebas con animales, según dijeron empleados actuales y antiguos. A principios de este año, el director ejecutivo envió a sus empleados un artículo de prensa sobre investigadores suizos que desarrollaron un implante eléctrico que ayudó a un hombre paralizado a volver a caminar.

“¡Podríamos permitir a la gente utilizar sus manos y volver a caminar en la vida diaria!”, escribió al personal a las 6:37 de la mañana del pasado 8 de febrero. Diez minutos más tarde, continuó: “En general, no estamos avanzando lo suficientemente rápido. Me está sacando de quicio”.

La moderación de Twitter, en el centro de la polémica

Mientras tanto, Elon Musk está aprendiendo que dirigir una plataforma global con casi 240 millones de usuarios activos diarios requiere algo más que buenos algoritmos y muchas veces exige soluciones imperfectas a situaciones complicadas, decisiones difíciles que, en última instancia, deben ser tomadas por un ser humano y que seguramente disgustarán a alguien.

Ahora que volvió a Twitter, el neonazi Andrew Anglin quiere que alguien le explique las reglas.

Anglin, el fundador de un infame sitio web neonazi, fue reinstaurado el jueves, uno de los muchos usuarios previamente vetados que se beneficiaron de una amnistía otorgada por el nuevo propietario de Twitter, Elon Musk.

Al día siguiente, Musk suspendió a Ye, el rapero anteriormente conocido como Kanye West, después de que publicara una imagen de una esvástica fusionada con la estrella de David.

Eso está bien”, tuiteó Anglin el viernes. “Cualquiera que sean las reglas, la gente las seguirá. Sólo tenemos que saber cuáles son las reglas”.

Pregúntale a Musk. Desde que el hombre más rico del mundo pagó 44.000 millones de dólares por Twitter, la plataforma tiene dificultades para definir sus reglas para la desinformación y los discursos de odio, emitió comunicados contradictorios y no abordó plenamente lo que, según los investigadores, es un preocupante aumento de los discursos de odio.

Musk, que se autodenomina un absolutista de la libertad de expresión, declaró que quiere hacer de Twitter una plaza pública digital global, pero también dijo que no tomaría decisiones importantes sobre el contenido o sobre la restauración de cuentas prohibidas antes de crear un “consejo de moderación de contenidos” con diversos puntos de vista.

Articulos relacionados