el-dia-en-que-empezo-a-circular-el-primer-subte-en-buenos-airesSociedad 

El día en que empezó a circular el primer subte en Buenos Aires

El lunes 1° de diciembre de 1913, a las 15.25, un convoy salió de la estación Plaza de Mayo con unos pocos y privilegiados invitados. Un viaje que ya lleva 109 años.

En el primer convoy fueron el vicepresidente de la República, Victorino de la Plaza, en representación del presidente Roque Sáenz Peña, ya enfermo. Estuvo acompañado por el intendente municipal Joaquín de Anchorena y el presidente de la Compañía de Tranvías Anglo Argentina, Samuel Hale Pearson.

El primer viaje ocurrió hace exactamente 109 años. Fue un hecho histórico y se vivió como tal. Unos pocos privilegiados lo vivieron en carne propia. Era el nacimiento de un símbolo de la Ciudad de Buenos Aires. El día que empezó a circular el primer subte en Buenos Aires.

El 1° de diciembre de 1913 se inauguró el Subte de Buenos Aires. Se trató nada menos que de la primera red de trenes subterráneos en Iberoamérica y el Hemisferio Sur. Unos años antes, entre 1905 y 1907, el departamento de obras públicas de la municipalidad de la ciudad planificó la red de subterráneos municipales llamada el metropolitano durante la intendencia de Carlos Alvear.

Según aquel plan, consistía en una red de 101 kilómetros de extensión compuesta por 9 líneas que cubrían la parte más densamente poblada de Buenos Aires y los suburbios en formación en el oeste y el norte conectándolos con el centro pero también entre sí a través de líneas trasversales. Si bien la licitación original del metropolitano fracasó por haberse presentado sólo un oferente, el proyecto de la red de subterráneos sería el puntapié inicial para la futura red.

El subte, además de ser uno de los medios más utilizados por los porteos, es uno de los símbolos de la Ciudad de Buenos Aires. (Foto: Pexels)

La primera línea fue la A y el primer tramo entre Plaza de Mayo y Plaza Miserere es el que fue inaugurado el mencionado día mientras que el primero de abril de 1914 llegó hasta Río de Janeiro y 90 días más tarde se inauguraba el tramo final hasta Primera Junta, completando un recorrido de 7.035 metros dividido en 14 estaciones.

El plan de construcción de la línea B también data de aquella década -aprobado en 1912- pero una disputa por tarifas e inversiones entre la municipalidad y la CAAT -empresa explotadora y concesionaria de la línea A- paralizó las obras durante 16 años, motivo por el cual las obras comenzarían recién en 1928 para terminar el trayecto completo planificado de 8 kilómetros, desde Lacroze hasta la actual Leandro N. Alem, sólo 3 años después en diciembre de 1930.

Leé también: Captaron a un fantasma en el subte que sacude la puerta del maquinista

La historia del subte en Buenos Aires empezó en 1909, cuando el Municipio porteño le dio la concesión a la Compañía de Tranvías Anglo-Argentina para construir y explotar un subte que uniría Plaza de Mayo con Primera Junta por debajo de Avenida de Mayo y Rivadavia.

La excavación empezó el 15 de septiembre de 1911 en Hipólito Yrigoyen y Balcarce mientras que dos años y dos meses después se inauguró el tramo que unía Plaza de Mayo con Once para luego llegar a Primera Junta y hoy la Línea A llega hasta la estación San Pedrito.

El primer viaje en subte de Buenos Aires

En el primer viaje en subte, el tren oficial partió a las 15.25 del lunes 1° de diciembre de 1913 de la estación Plaza de Mayo, los invitados siguieron en dos trenes, que salieron de la misma estación y de la situada frente al edificio del diario La Prensa.

El primer convoy estaba adornado con escudos y trofeos, viajaron el vicepresidente Victorino de la Plaza, algunos ministros del Poder Ejecutivo, el intendente municipal Joaquín de Anchorena, el presidente del directorio de la empresa, Samuel Hale Pearson, entre otros.

Los actuales vagones de la línea A (Foto: Perfil).

La estación Once estaba vistosamente adornada con trofeos y banderas de todos los países europeos y americanos mientras que en el centro de la plataforma se había levantado un palco tapizado con los colores argentinos para recibir a la comitiva de honor y las damas que concurrieron a la fiesta.

En tanto, solo 12 ciudades del mundo tuvieron subterráneo antes que Buenos Aires: Londres (1863), Atenas (1869), Estambul (1875), Viena (1893), Budapest (1896), Glasgow (1897), París (1900), Boston (1901), Berlín (1902), Nueva York (1904), Filadelfia (1907) y Hamburgo (1912).

Leé también: Vendía sándwiches en el subte, se recibió y hoy es enfermero: “Aprendí a rendir, no a rendirme”

El subterráneo es el transporte urbano más utilizado en las grandes ciudades del mundo dado que permite desplazarse de manera rápida y económica escapando al caos vehicular que aqueja a toda gran ciudad. Sumado a ello, es uno de los medios menos contaminantes destacándose también la puntualidad y la seguridad del servicio en contraste con otros medios de transporte.

Articulos relacionados